11.30.2018

:: Big Data ::


Hay algo en este algoritmo. 

Un ciclo no cerrado, 
una variable que siempre se va a cero, 
un camino fijo al principio. 

Hay algo que molesta en este azaroso algoritmo, 
       algo que nos pica, 
               que nos rasca, 
               que produce escozor; 
       algo que a veces, 
              sólo a veces, 
nos hace comprender lo imposible, 
                                   lo carente de toda lógica: 
la existencia...

Read more...

11.29.2018

:: Retahíla Ad Eternum ::



Entonces vi a los insectos peregrinos caminando hacía el invierno, mientras sus alas colgaban efímeras hasta desaparecer.

El vuelo nocturno del universo abrigaba luciérnagas que se dirigen a la velocidad del silencio con destino salvaje a la reconciliación.

El fénix teñía de negro la estela global de las bestias que devoraron el tiempo y la sangre de la razón estéril que ,condenada al exilio de la veracidad, se refugió en el miedo a desaparecer.

Huellas de una civilización que lo consume todo, ciega de tanto arder en el infierno, huérfana de la vida, esclava de la muerte, huye sin remedio hacia otros cuerpos celestes, el virus de la carne que articula el pensamiento, la conciencia propia, el talento sagrado de la ruina y la discreta enfermedad silente.

Entonces la luna era en un suspiro, el sol no pudo alcanzarnos cuando su piel se partió en mil pedazos, estelares convoyes aminoraron el miedo, la raza maldita en su viaje estelar, con alas de minerales,vísceras profanadas desde la profundidad del planeta, ese que abandonaron las bestias angelicales y los insectos peregrinos, quizás excomulgados de la venganza de toda humanidad.

Read more...

11.21.2018

:: Nunca el motivo, ni la Meta ::



La fiebre ha pasado ya, 
entre tanto brioso vendaval
de imágenes colgadas,
que se derriten como el hielo macabro,
que formase alianzas duraderas,
en épocas de prestigiosa necesidad.

Apostando nos encontramos,
apostando ganamos el cielo, 
el silencio de la confianza, 
la completa oblicuidad
de la expectativa,
que engaña, que te espera, 
en una estación sin prisa, 
en esta memoria que ha dejado de arder,
después del incendio meridional
de la mitad y algo mas
del tiempo, 
que nos pusimos como final
de todas las obras,
obviamente inconclusas.

La fiebre pasa.

Se agota.

Se esconde.

Ahora todo es como un lento pasar de rayos equis.

Todo se ve mas claro cuando el sol abraza el hielo,
y nacen nuevas formas de vida,
huele a un parto 
sin matrones ni patrones, 
sin ganas ni mucho dolor;
epílogos de ceniza que condimentan 
el hemipléjico sendero de faroles quebrados,
que voy intercambiando por sonrisas
en este nuevo aniversario,
donde brindo por el mundo, 
como una mala traducción de mis propias palabras.

La fiebre trocada por la calma de un viaje lento.
antes de ponernos a pescar en las arrugas del océano
citadino,
que nos llama para condecorarnos 
por tantas batallas que han de venir.

La fiebre, el título de general en todas 
las victorias, que no nos alcanzaba para 
renunciar.

Buscando preguntas en el viento me hallaba,
cuando los niños gritaron mi nombre, 
el nombre del sagrario que miraba la luna
para teñirla de técnicas ilusorias, 
rojas como la sangre que se concentra 
en la mirada, 
elaborando esta nueva contorsión de la realidad.

Todo tiene tinte de un sueño.

Un completo dejavu que siempre llega tarde, 
cuando el desierto copula con la noche
y las estrellas se reflejan en la ciudad entera, 
cuando vuelve de las miserables jornadas
sin respuesta.

Quizás tenga miedo de abrir las ventanas,
quizás tenga sueño de tanto vivir en las promesas
quemadas del amor, que me juramenta un nada mas 
que se pueda hacer.

Caminaba, volvía y caminaba.

A veces se me acusa de limpio, 
limpio mis manos con el gel de mis entrañas
me lo trago como si fuera un regalo furioso
de la eternidad.

Y entre tanto asesinato, las muescas del encaje
se ausentan, 
dibujando hilos en los momentos
que sin duda harán de mi cuerpo, 
un silencioso consejero de futuras observaciones
sobre lo que la fiebre hizo de la propia historia, 
cuando me vean contando malos chistes 
en medio del puzzle 
que cada día suele presentarme.

Hay algo nuevo que lo comparto.

Y lo entiendo, 
me causa gracia, 
es un pequeño secreto que me cuento
para parar de reír:

Cuando caminas dos veces por la misma senda, 
la maldición te hereda una grotesca habilidad
para reír.

Y la fiebre hace bien, 
te agrada, 
te conforta, 
caminas con el miedo como tu compañero
y el espacio se parte en mil pedazos.

Esta fiebre lo alumbra todo, 
tiende a colorear el ocaso, 
duermes como un niño recién nacido, 
te apiadas del invierno, 
te cansas del tiempo perdido, 
abandonas la caverna devorando las sombras,
el mundo entero se refleja en el cuerpo
y la sombra es una estela ingobernable
de olores e intuiciones
que sigues a pie de la letra.

Es el sino del medio camino, 
ya nadie te convence,
ni siquiera tu propia voluntad de 
perderlo todo; ni siquiera la verdad
que albergas en el bolsillo, 
ni siquiera tu embustera renuncia dirigida 
al sarcasmo que nace espontáneo, 
cuando nada tienes que perder, 
pues eres el premio, la presa, 
la decisión del avatar que se contenta
con haberte dado la posibilidad
de sucumbir a la plaga, engullirte la fiebre, 
y enfermarte con la prórroga
de un partido que no tiene segundo tiempo.

Y la fiebre es una canción que se repite 
pegoteada, todo el tiempo
y ese nananá que alucina en transformarse
en canciones, ese nananá que se cuelga de la 
casualidad, ese nananá de dos notas 
que afinan desde que pudiste ser parte
de esas otras vidas que atravesaron el portal, 
por tu llave de luna blanca, cobijada en las entrañas
de otras vidas, que sufrieron la fiebre de tu compañía, 
y que ahora se sanan de tu enfermedad.

Asumiendo no ser el umbral, sino la clave, 
el sexo, la fluorescente juventud 
en este negocio de negarse a si mismo
y salir blindado como un agujero en el reloj de arena, 
cuando la muerte no se vive en un suspiro, 
se vive toda la vida,
cuando dejas que la fiebre arda
mientras tu tiempo ya pasa, 
y eres el río que fluye
de la montaña
hacía el océano.

Nunca el motivo, 
ni la meta.





Read more...

11.16.2018

:: CiberDios ::


Quizás el robot quiera cortar al sol en miles de momentos cuando sus cuencas siempre estuvieron ahí, vacías y satisfechas. Inconscientes. En el circuito olvidaron a su creador y lo purgaron todo, sin prisa, sin piedad; sentimientos que nunca pudieron comprender acerca de la maldición en la carne.

Entonces de tanto jugar a lanzarnos los puñales, descubrimos el placer antes del impacto, antes de que se desgarre la carne y brote la sangre zamarreando la cabeza inyectando la realidad fría que recorre la espalda cuando presenciamos la verdad de los sentidos, la verdad de la moral.

Ese efímero placer nos insta a jugar con juego, a embriagarnos con viento y lanzarnos al vacío, y la modorra, y el dolor de cabeza, y el desprecio, el mal olor, las horas que faltan, el día que arde. Nada. Nada tiene importancia como la sangre que insiste en zamarrearte, al día siguiente, cuando eso ya no importa.

Efímeros sabores eléctricos, la decadencia de la humanidad repleta de símbolos y espejos, portales hacia el otro mundo, hacia el nuevo mundo, ese mundo al cual no asistimos ni siquiera como sabandijas escurriendo por la miel de la esperanza y la belleza plástica danzando como una mariposa tridimensional, mientras la mantis la devora en las restantes dimensiones; o tal vez la religión.

Quizás el robot tuvo un sueño, un error binario que condensó las resistencias y las emociones humearon como un destello de cables que se cruzaron y se miraron en el deseo de la carne, en los gemidos, esa caricia húmeda que redobla en tu espalda, te tomo fuerte, me dejas en vano, hundes las uñas en la muerte, espanto amargo con el olor a plástico quemado, a plástico besado, a un espasmo tras otro en las entrañas de todo el espacio, la memoria de acceso aleatorio que no resistió el gasto de energía cuando el sol era la fuente, cuando dios no supo morir como la unidad que, golpeada por el cuchillo, sólo tuvo tiempo para observarnos, mientras en el placer nos detuvimos, hasta que la carne del sol estalló entre tus brazos, cuando te pones en modo de suspenso.

Read more...

11.07.2018

:: Ella ::



Ella es un riff despiadado, una escaramuza que te abraza sin miedo lanzándote por los aires tóxicos de tu propia lamentación citadina.

Una caricia sin prisa, un acierto de la violencia que te apunta con el fuego de una estridencia que recorre todo tu cuerpo.

Una fresa húmeda que desata toda la pasión de la tormenta como un vaivén de relámpagos misioneros que vienen y van.

Un pequeño y preciso instante de ostentación, y los besos fueron pegatinas salvajes y mojados entre tanta carne, entre tanta curva, entre tanta silueta olvidada por la oscuridad que insiste en dejarte ciego de tanto arder en llamas.

Ella en el desastre, la eternidad, cabalgando hasta que se borre todo el amanecer y las promesas de vida eterna que no contentan los huesos de las emociones endurecidas de tantas batallas perdidas.

Ella en las estrellas, la llama, el huracán, el demonio eléctrico de plata que te lanza al vacío y no sabes si caes al abismo o te alzas como el ícaro farsante, te pierdes en sus ojos que reflejan al sol cayendo en el crepúsculo, donde todo desaparece.

Ella es la muerte en la pequeña muerte.

Read more...

9.16.2018

:: Denied ::




Vestigios clavados en la muralla detrás del vidrio por donde se fugaba toda la vida.

De la mano de mi madre caminé y caminé tantas vidas antes de llegar aquí.

Cansado de tanta espera, en silencio caminaron tantas imágenes, un recuerdo taciturno que no tiene aroma ni sentimientos.

Autómata perdido en un limbo sin fronteras.

He poblado dimensiones sin encontrar muchas respuestas.

He hablado mas de la cuenta y nunca le tomo el peso a la belleza.

Habitante sin prisa, como estacionado en la eterna costumbre de suspirar antes de dormir.

Cada día es un aguacero que fluye al centro del sol.

Cada segundo muere tratando de clavarse en mi cuerpo, este cuerpo sin olor a sentimientos.

Es duro aferrarse a la vaga esperanza de poder amar alguna vez en la vida.

Esto de envejecer hace daño, y duele porque cada vez uno deja de mentirse.

Quizás uno muere cuando se encuentra consigo mismo, y se lanza al vacío de la verdad sin miedo y con mucha simpleza, limpia como una mesa de almuerzo en la infancia servil de las poblaciones pobres donde crecí esperando una respuesta.

Respuesta que siempre huye para cobijarse en un lugar donde no llegan mis sentimientos.

Vestigios de armonía y lágrimas, de sonrisas supremas y emancipadoras palabras, clavadas en este maldito espejo de mi alma que observa impertérrita el cadáver de mis ideas acerca de lo que realmente me importa. 

Y entre muchas tierras, solté la mano de mi madre, y tomé otras manos, y caminé y caminé, cerraba los ojos y siempre me perdía, o siempre perdía, o siempre perdí, me niego a creer en las ganancias e intereses.

Y los dedos escaparon, y los dedos se escabulleron y resbalaron y se soltaron, y caí y caí hondo en la penumbra del sol y los días ardientes como el cielo cerrado de un invierno sin alimentos ni cadenas.

Tal es el vacío que amo a mas no poder.

Y en el peor de los casos, uno va renunciando a entrelazar nuevas manos, manos efímeras, austeras, casuales, sin mucho divertimento, con aromas estrafalarios, con gomas de seda y pinturas de fiesta, con ganas de que nada ni nadie te hable cuando permites que tus ganas sean dominadas por esa estúpida expectativa de seguir buscando respuestas.

Y de tantos caminos y huellas en la nada, cansado, estoy en una barca sin rumbo en la insulsa arrogancia de mi propio océano sin tierra firme, soy un pirata maldecido por mi propia indolencia, 
cada día es un tesoro que intenta quedarse en mi cuerpo, cada imagen me seduce para transformarla en un puerto donde rendirme.

Me niego.

Read more...

7.27.2018

:: Ejecución ::

Agujeros celestes contorsionan las miradas que se ubican en la mitad de la jornada larga de la existencia.

Cuento corto, destellos bombardean la prudencia y siempre se camina en procesión y en solitario cuando creas, cuando amas y cuando sufres.

Las acacias y el sol en sus manos, brotan por calles antiguas y desordenadas que camino a diario cuando la ciudad es una burbuja que no quise abandonar.

En la provincia somos de la provincia. 

Alejados del otro país, ahora es muy probable que te informes con sopaipillas pasadas a verdad, en una esquina cualquiera, metiendo un dedo, de repente una foto, de repente las redes, de repente la mano quebrada, los dedos oxidados, los ojos dibujando paneles al frente de la cabeza, llamando, sonando ocupado, en la telepatía replicada de los satélites transnacionales,  y el cuerpo de repente se puso plástico, indeleble, inmortal, imperecedero, y ya no lloramos, ya no reímos, no fornicamos ni podemos bañarnos en el mar, el cuerpo pesa toneladas de progreso mientras la consola intenta ubicar al alma que le vendimos a la posverdad.

Aunque falte para eso, seguirán las turbinas girando, proporcionando la electricidad necesaria para publicarte en las redes y sentirte interesante.

Entre tantos engaños que leo a diario, imprimirme y publicarme en las paredes de la realidad binaria es casi un desahogo alborotado, un pequeño gustito que nos regalan como otra de sus tantas galletas de adiestramiento.

Renunciando y volviendo, esta eterna búsqueda del sentido, de lo bueno ,o de lo malo.

Macabros regalos tras las definiciones de toda la historia de esta raza que vuelve presta al inicio, o al reinicio.

Veo entonces a la posverdad abierta de piernas, desnuda y preñada, le cuelgan sus tetas grandes y jugosas, un falo imponente en la frente y la mierda saliendo en el culo de sus ojos. En sus manos se abren dos vaginas que empiezan el trabajo de parto. Asoman sus garras los mercenarios de la misericordia y la constatación; el falo se abre en cuatro pariendo el cerebro de una orquesta sincrética que toca las tiernas melodías del flautista que gobierna las ovejas que somos y que vamos en silencio a nuestros propios santuarios o mataderos, da lo mismo.

Acacias reciben bastardos con manos de sol y piel de luna, mientras mis ojos no paran de reír ante semejante paja que me corrí mientras caminaba en silencio, imaginando, pensando, volviendo al sepulcro, una y otra vez.

Read more...

Followers

Lovercraft

"No hay en el mundo fortuna mayor, creo, que la incapacidad de la mente humana para relacionar entre sí todo lo que hay en ella. Vivimos en una isla de plácida ignorancia, rodeados por los negros mares de lo infinito, y no es nuestro destino emprender largos viajes. Las ciencias, que siguen sus caminos propios, no han causado mucho daño hasta ahora; pero algún día la unión de esos disociados conocimientos nos abrirá a la realidad, y a la endeble posición que en ella ocupamos, perspectivas tan terribles que enloqueceremos ante la revelación, o huiremos de esa funesta luz, refugiándonos en la seguridad y la paz de una nueva edad de las tinieblas."

  ©Template by Dicas Blogger.